Mercedes SL 500, una pequeña prueba bajo la lluvia

El Mercedes SL ha quedado renovado hace poco tiempo pero como bien dice la misma compañía de autos, el espíritu se mantiene como nación allá por los años 50’s. Un descapotable con líneas de coupé, una calidad muy elevada y 2 plazas que ahora se pone a prueba.

Se ha rediseñado frontalmente, la última tecnología de la escuadra germana y un refinamiento de su motores, que parte del sencillo V6 350 de 306CV, pasan por el V8 500 de 435CV. Tras varias generaciones, la empresa alemana ha adelgazado el SL gracias a la nueva carrocería de aluminio que le ha permitido recortar 110 kilógramos de peso.

Interior en cuero

El interior del Mercedes SL 500 es sinónimo de comodidad y fineza ya que sus sillones se han utilizado el cuero, una piel que abraza desde el costado hasta cada elemento que se pueda tocar.

Lo primero que atrae la atención al momento de entrar en el interior, es el cuadro de mandos, señal de los Mercedes de más nivel pero que además posee con un hermoso fondo con estilo carbono y agujas iluminadas en rojo deportivo.

Comodidad al volante

Al instante de ir frente al volante la carretera se extiende por delante pero no pasa desapercibida la parte visible del capó sobre la que asoman las famosas branquias del SL. Y eso no es todo, ya que cuando abrochás el cinturón, éste se autoajusta a tu cuerpo.

El climatizador automático, los ajustes del auto, el navegador, todo el apartado multimedia, y todo lo demás, se manejan cómodamente desde los botones de la consola, junto a la rueda del túnel central. Estar frente al volante en este coche a pesar de la lluvia no cambia al respecto.


Deja un comentario

Connect with Facebook