Volkswagen Blue Sport, un convertible muy guapo

Resulta fácil enamorarse de un coche como este, especialmente cuando comenzamos a soñar despiertos que estamos detrás del volante, con el viento corriendo por la cabellera y el sol a nuestras espaldas.

La firma alemana presenta un descapotable ligero, pequeño pero extremadamente divertido y muy atractivo. El mini de la gama solamente mide 3,99 metros de largo y es un biplaza 100 por ciento único.

La cabina central se refugia de los días lluviosos que vendrán, o de una de esas noches frías que pueden sorprender hasta la velada más romántica, con un techo de lona completamente retráctil que al presionar un botón, se guarda al frente del portaequipaje en menos de 20 segundos.

Un aspecto a favor de está capota, es que en poco tiempo se abre y se cierra, sin comprometer el espacio del maletero. De modo que uno de otro son totalmente individuales. Eso sí, este lujo nos ha dejado sin asientos traseros, de modo que es un coche para dos personas y nada ni nadie más.

Entre sus cualidades resaltan las luces de xenón, la pantalla táctil ubicada al frente de la caja de cambios (que al igual que él tamaño del coche, es también bastante pequeña y corta – ideal para los deportivos descapotables), dos salidas de escape en forma trapezoidal colocadas a cada extremo del portón trasero.

Bajo el capó encontramos un motor TDI de 2.0 litros y de 180 caballos de fuerza, apoyado por lo último en tecnología Common Rail, que se encargará personalmente de filtrar las partículas nocivas.


Deja un comentario

Connect with Facebook